728×90

Académicos y medios de comunicación identifican que existe esta nueva enfermedad que se está expandiendo en el mundo.

Hoy en día se habla de las generaciones cansadas y de personas que viven exhaustas todo el tiempo. El origen de estas sensaciones, advierten especialistas, podría estar en el agotamiento emocional.

Las personas que han enfrentado este padecimiento han sentido una enorme pesadez en su vida diaria que los imposibilita de realizar, con ánimo y energía, casi cualquier tarea.
A este cansancio suele sumarse la apatía, una profunda desilusión y desesperanza sobre el entorno.

NUEVA ENFERMEDAD

Algunos medios de comunicación y académicos, como Anna Katharina Schaffner, investigadora de la Universidad de Kent en Reino Unido, han dicho que el agotamiento emocional podría tratarse de una nueva enfermedad que está expandiéndose en el mundo, señala información de Noticieros Televisa.

Esta pondría en riesgo la estabilidad mental, física y emocional de los seres humanos y, de paso, aumentaría las posibilidades de desarrollar una crisis depresiva.

AGOTAMIENTO, NO DEPRESIÓN

Aunque algunos investigadores y académicos han dicho que el agotamiento emocional solo es una nueva etiqueta para catalogar a la depresión, lo cierto es que estas dos son diferentes.

En el primero –el agotamiento emocional– las razones que podrían generarlo suelen ser el entorno, la falta de descanso, malos hábitos de sanidad al igual que alimenticios, la falta de ejercicio, el disgusto por las acciones que se realizan a diario y el hartazgo en general.

Mientras que el segundo –la depresión– es un trastorno mental que genera decaimiento anímico y una serie de síntomas sobre las funciones psíquicas de quien la padece.

LEER  Segunda goleada… y ni siquiera se ve idea ofensiva de La Fiera

FATIGA CRÓNICA

El agotamiento emocional tampoco es lo mismo que el Síndrome de Fatiga Crónica, pues esta implica periodos prolongados de seis meses o más en que se manifiesta cansancio físico y mental.

Además, la fatiga crónica ha estado presente en otros momentos históricos de la humanidad, mientras que el agotamiento es un síntoma reciente en las nuevas generaciones.

En la fatiga se tiene relación entre los cuatro humores –sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema– que al acumularse provocan letargo, apatía, cansancio, pereza y melancolía.

Por su parte, en el agotamiento no se tiene un registro científico de las causas exactas que lo detonan.

Pese al número de personas que han afirmado sentir un profundo agotamiento emocional en sus vidas, las investigaciones sobre este trastorno siguen su curso.

En caso de que creas que estás desarrollando esta ‘nueva enfermedad’, Schaffner recomienda asistir a terapias cognitivo-conductuales para identificar lo que consume tu energía y poder trabajar en ello.

“Las curas para el agotamiento son específicas. Tienes que saber lo que consume tu energía y lo que la restaura… Lo importante es definir los límites entre trabajo y placer”.