fabrica de ilusiones

Rusia y México firmaron un acuerdo para garantizar el suministro de 32 millones de vacunas contra el Covid-19, Sputnik V, las cuales se comenzarían a distribuir durante noviembre de 2020, a reserva de “la aprobación por parte de las autoridades reguladoras gubernamentales mexicanas”, dio a conocer el Fondo Ruso de Inversión Directa, informó este miércoles la agencia de noticias estatal, Sputnik.

Hace un mes, el 11 de agosto, el gobierno ruso registró oficialmente la primera vacuna contra coronavirus, misma que se administraría a grupos de riesgo, es decir, personas de la tercera edad o con comorbilidad como diabetes, hipertensión u obesidad, consignó el diario El Universal.

Pese a que levantó mucha polémica en la comunidad internacional, por la presunta falta de ensayos, así como el bajo perfil de la misma que tuvo el gobierno de Vladimir Putin con ella, el gobierno mexicano no descartó adquirir el fármaco y, a través del Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se informó que Rusia enviaría a México dos mil dosis de vacunas Sputnik V para aplicarlas en fase III de prueba.

Lo anterior se concretó apenas la semana pasada, cuando mediante una nota de prensa difundida por la propia Secretaría de Relaciones Exteriores, se supo de la disposición de las autoridades rusas en compartir los resultados de las fases experimentales uno y dos que, de autorizarse la eventual fase tres, México podría colaborar con la aplicación de la vacuna a entre 500 y mil voluntarios.

Además, se explicó que se trata de una vacuna de dos dosis. Tras aplicar la primera, se dejan pasar 21 días para aplicar, de manera intramuscular, la segunda.

LEER  La Banca promete “grata sorpresa” de la mano de AMLO

PREVENCIÓN TRAS SUSPENSIÓN DE ASTRAZENECA

Esto ocurrió apenas días antes de que la farmaceútica AstraZeneca informara el martes, sobre la suspensión de las pruebas en el desarrollo de la vacuna en la que colaboran los gobiernos mexicano y argentino, además de la Universidad de Oxford y la fundación Carlos Slim, luego de detectarse en un paciente el desarrollo de enfermedad “potencialmente inexplicable”.

Ante este traspié, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que dicho protocolo es común en desarrollo de vacunas cuando se detecta una reacción no deseada, pero que aún se desconoce cuánto tiempo pueda durar la suspensión.

(Foto: Tomada del diario El Economista)