3er Informe_728 x 90

Adelantándose a lo que según cree ocurrirá en el futuro, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que en su testamento dejó escrito que no quiere estatuas suyas, ni que se use su nombre para calles.

“Sobre las estatuas, pues sólo las que tienen que ver con nuestra cultura, porque ya no es tiempo de rendir culto a las personalidades”, dijo el tabasqueño en su conferencia mañanera.

“En mi caso, tengo escrito en mi testamento que no quiero que se use mi nombre para nombrar ninguna calle, no quiero estatuas, no quiero que usen mi nombre para nombrar una escuela, un hospital, nada absolutamente”, comentó el presidente en una muestra de narcisismo sobre su futuro.

En la conferencia desde Palacio Nacional, el tabasqueño afirmó que el mejor homenaje que se le puede dar a un dirigente es siguiendo su ejemplo, mas no convirtiéndolo en piedra.

SIGAN MI EJEMPLO

Yo creo que el mejor homenaje que se ofrece a un dirigente, incluso a héroes, heroínas, es siguiéndose su ejemplo, no convirtiéndolos en piedra; lo más importante es eso”, consideró.

Sin embargo, dijo que sí está de acuerdo en que se sustituya la estatua de Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma con la de una cabeza de mujer con rasgos olmecas.

“Sí estoy de acuerdo con la cabeza de una mujer estilizada con rasgos olmecas que se va a instalar, que se va a poner donde estaba la Glorieta Colón, que se va a reubicar; en eso sí estoy totalmente de acuerdo”, dijo emocionado.

“Porque a partir de la invasión, hace 500 años, se quiso ocultar el pasado artístico cultural de los pueblos originarios, las grandes culturas del México prehispánico y eso lo tenemos que exaltar”, aseveró.

LEER  Pfizer no cederá a presiones políticas para adelantar vacuna anti-Covid