La Secretaría de Salud de Guanajuato dio a conocer que está en permanente vigilancia epidemiológica ante la aparición del síndrome de virus coxsackie, también conocido como enfermedad de manos, pies y boca.

Ya se presentaron dos brotes en los municipios de Celaya y Victoria, los cuales fueron atendidos con oportunidad y se encuentran controlados, según un reporte de la dependencia estatal.

El virus siempre está presente en el ambiente, sobre todo en verano y otoño, y si bien causa malestar general a quien lo padece, no deja secuela alguna.

De acuerdo con un comunicado, el virus coxsackie pertenece a la familia de los enterovirus (que incluye también los virus de la poliomielitis y el virus de la hepatitis A), los cuales viven en el tracto digestivo de los seres humanos.

Estos virus se pueden contagiar de una persona a otra, por lo general a través del contacto con manos sucias o superficies contaminadas con heces, donde pueden vivir varios días.

El virus coxsackie afecta sobre todo a menores de cinco años de edad. A los tres días de haber adquirido el virus se presentan los síntomas, como son fiebre alta, malestar general, dolor de garganta, úlceras en la boca y salpullido en las extremidades, los cuales se controlan con medicamentos.

En la mayoría de los casos, provocan síntomas leves parecidos a los de la gripe, que desaparecen sin tratamiento. Pero en algunos casos pueden generar infecciones más graves.

El lavado de manos, la utilización de cubiertos individualizados, evitar saludar de beso y el estornudo de etiqueta (con la parte interior del brazo, a la altura del codo), reduce el riesgo de trasmisión del coxsackie.

LEER  Grupo Ferrero apuesta por el bienestar de comunidades de Guanajuato

Los signos y síntomas son los siguientes, aunque alrededor de la mitad de los niños infectados por el este virus, no muestran síntomas; estos son los que se presentan:

fiebre alta repentina,

dolor de cabeza,

dolores musculares,

dolor de garganta,

malestar abdominal o náuseas.

Puede cursar solamente con fiebre sin presentar ningún otro síntoma. En la mayoría de los casos, la fiebre dura tres días y luego remite.

Es altamente contagioso. Suele propagarse de una persona a otra a través del contacto con manos sucias y superficies contaminadas con heces.

También se pueden contagiar mediante las gotitas de líquido que se expulsan al estornudar o toser.

La Secretaría de Salud reitera a la población las siguientes recomendaciones para ayudar a prevenir el contagio de Coxsackie:

-No existe vacuna, el principal medio de prevención es lavado de manos frecuente, sobre todo después de ir al baño (en especial, en los lugares públicos), después de cambiar pañales, antes de las comidas y antes de preparar alimentos.

-Los juguetes que se comparten en las guarderías deben limpiarse de manera regular con un desinfectante porque el virus puede vivir en estos objetos durante varios días.

-Los niños que contraen una infección, deben faltar a la escuela o a la guardería durante una semana para evitar el contagio a otros niños.

-La enfermedad mano-pie-boca suele durar de 2 a 3 días y la meningitis viral puede durar de 3 a 7 días.

(Foto: Secretaría de Salud federal)