fabrica de ilusiones

El deporte profesional estadounidense se cimbró con la solidaridad expresada por los jugadores afros hacia Jacob Blake, un ciudadano que fue atacado a tiros por policías en Kenosha, Wisconsin. Los deportistas cancelaron desde entrenamientos hasta una jornada de postemportada de la NBA.

Los deportistas expresaron su repudio a la brutalidad policiaca y reforzaron su movimiento Black Lives Matters llamando a la sociedad a solidarizarse y a condenar este tipo de ataques. No obstante, pocos políticos parecen hacer caso, empezando por el presidente Donald Trump, quien está en plena campaña para buscar la reelección, y solo atizó el fuego al anunciar el envío de la Guardia Nacional a Wisconsin.

[read more=”Leer más” less=”Leer menos”]

Los equipos de la MLS estadounidense, que disputaban la séptima jornada, no jugaron sus compromisos y se unieron a las protestas que empezaron en la NBA. Esta última anunció que reanuda la postemporada este jueves.

Jacob Blake, un afroamericano de 29 años, recibió el fin de semana siete disparos en la espalda por parte de un policía en Wisconsin.

Los primeros en tomar la decisión en la MLS fueron los jugadores del Inter Miami y el Atlanta United, que se enfrentaban en el Inter Miami Stadium y decidieron no jugar el partido.

Y como una bola de nieve, ocurrió lo mismo en el partido entre el Dallas FC y los Rapids de Colorado en Frisco, en el Real Salt Lake-Los Ángeles FC y en el de Portland Timbers-San Jose Earthquakes, que anunciaron en sus respectivas cuentas de redes sociales que tampoco saldrían al campo de juego.

LEER  Con retraso y ante la presión, Trump condena (al fin) a supremacistas

Los cuatro compromisos de la MLS no se disputaron en señal de protesta ante la represión policial que existe en Estados Unidos contra los ciudadanos afroamericanos.

De esta forma los deportistas estadounidenses, encabezados por los jugadores de la NBA, dieron un golpe sobre la mesa al sumarse a las protestas por el caso de Blake.

Todo comenzó cuando la NBA anunció el aplazamiento de los tres partidos de primera ronda de los playoffs, programados el miércoles, después de que los Bucks de Milwaukee decidieron no jugar el quinto de su serie ante los Magic de Orlando en protesta por los incidentes ocurridos en Wisconsin.

El boicot de los Bucks afectó también los partidos de los Rockets de Houston ante los Thunder de Oklahoma City y Los Ángeles Lakers frente a los Trail Blazers de Portland.

Los Bucks, el equipo liderado por Giannis Antetokounmpo, decidió por unanimidad no presentarse al partido contra los de Florida, y poco después la reacción de solidaridad paralizó la crucial jornada.

La programación comenzaba el miércoles, precisamente con el choque entre los de Milwaukee y los de Orlando, cuya serie lidera el equipo de Antetokounmpo por 3-1.

“Estamos cansados de los asesinatos y la injusticia”, declaró el escolta de los Bucks, George Hill, al canal de televisión ESPN al explicar la decisión de su equipo.

Los Bucks, que debían jugar contra los Magic en el AdventHealth Arena, dentro de la ‘burbuja’ de la NBA en el Walt Disney World Resort, se negaron a salir de su vestuario antes del partido.

Pero cuando llegó el momento de que el equipo tomara la palabra alrededor de 15 minutos antes del inicio, como es habitual en un juego de la NBA, solo los jugadores de Orlando, así como los árbitros, lo hicieron.

LEER  La contaminación de los mares afecta la alimentación de millones de personas, advierte la FAO

De hecho, se llegó a plantear la opción de cancelar la temporada de la NBA, pero finalmente decidieron regresar a jugar este jueves.

En el caso del fútbol de la MLS, la solidaridad por el caso Blake, que ha impactado al mundo, empezó en el Inter Miami-Atlanta.

Los equipos calentaron en la cancha, pero al momento de jugar, aunque salieron al campo y estuvieron allí algo más de media hora, nunca iniciaron el compromiso.

Los jugadores de ambas formaciones posaron abrazados, junto a los jueces del partido, en el centro del campo antes de declarar la suspensión del partido por el tiroteo contra Blake, y en acuerdo con la postura de los jugadores de la NBA, que también se hizo extensiva al béisbol de las Grandes Ligas.

PAUSA EN EL BEISBOL

Los Cerveceros y los Rojos de Cincinnati, equipos de las mayores (MLB), decidieron unirse y no jugar su partido en el Miller Park, de Milwaukee.

A estas protestas se unieron también las jugadoras de la WNBA, que en vez de disputar sus encuentros se arrodillarán y levantarán sus puños durante el himno. Elizabeth Williams, del equipo de Atlanta, fue la encargada de trasladarle la determinación a la prensa.

SOLIDARIDAD EN LA NFL

Los jugadores de los Packers de Green Bay, de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), también se reunieron tras el tiroteo en el que Blake resultó herido de gravedad el domingo pasado cuando iba a ser arrestado y se quiso meter en su vehículo, por la puerta del conductor, en el que se encontraban sus tres hijos.

Blake permanece grave en un hospital y podría quedar parapléjico.

LEER  Epidemiólogos visualizan cómo será en los próximos años la pandemia

Los Leones de Detroit decidieron cancelar la práctica en solidaridad con la comunidad. Este jueves, el mismo entrenador de Dallas Cowboys, Mike McCarthy, dijo que no podía hablar de futbol americano, cuando siguen ocurriendo brutalidades como las de Kenosha.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sumido en su búsqueda por la reelección, anunció el envío de agentes federales que se unirán a la Guardia Nacional en Kenosha para sofocar los disturbios raciales.

[/read]