Irapuato
fabrica de ilusiones

Y no, no estamos equivocados. Un estudio demostró que las personas que conducen un automóvil caro tienen a ser cretinos y poco empáticos.

Un estudio realizado por la Universidad de Nevada descubrió que los conductores de autos lujosos y llamativos tienen menos probabilidad de detenerse o disminuir la velocidad para permitir que los peatones crucen una calle.

[read more=”Leer más” less=”Leer menos”]

De hecho, las probabilidades disminuyen 3 por ciento por cada 1,000 dólares adicionales en el valor del vehículo.

De acuerdo con los investigadores, los propietarios de estos autos tienen una “sensación de superioridad” respecto a otros usuarios de la carretera y menos empatía con los peatones.

Para llegar a esta conclusión, pidieron a varios voluntarios (una mujer blanca y otra negra, y un hombre blanco y otro negro) que cruzaran una acera varios cientos de veces y filmaron la reacción de los conductores.

Descubrieron que había un 31 por ciento de probabilidades de que los automovilistas se detengan para ceder el paso a los voluntarios de raza blanca.

En el caso de las mujeres y de los participantes blancos la probabilidad era de 24 por ciento y para los participantes negros eran de 25 por ciento.

Sin embargo, el precio del vehículo es la mejor forma de intuir si se detendrá para ceder el paso. En el estudio, los investigadores teorizan que entre los dueños de autos de lujo:

“La desconexión y una menor capacidad para interpretar los pensamientos y sentimientos de los demás junto con sentimientos de privilegio y narcisismo pueden conducir a una falta de empatía por los peatones”.

EN TODAS PARTES OCURRE

LEER  Viene cierre de conciertos navideños con broche de oro en 3 municipios

La correlación entre un comportamiento brusco y el valor de un carro ya había sido analizado anteriormente.

El mes pasado, un estudio de la Universidad de Helsinki encontró que los hombres con vehículos costosos tienen más probabilidades de ser propensos a discutir, tercos, poco comprensivos y desagradables.

Tras someter a 1,892 conductores en Finlandia a una prueba de personalidad, encontraron que los de carácter más desagradable eran los que se sentían más atraídos por los autos de estatus alto.

“Me había dado cuenta de que los que tenían más probabilidades de pasar una luz roja, no dar paso a los peatones y, en general, conducir imprudentemente y demasiado rápido, a menudo eran los que conducían automóviles alemanes rápidos”, dijo Jan-Erik Lönnqvist, de la Universidad de Helsinki.

El test reveló qué tipo de persona tiene más probabilidades de adquirir un coche costoso.

“Las respuestas fueron inequívocas: los hombres egocéntricos que son discutidores, tercos, desagradables y poco comprensivos son mucho más propensos a poseer un automóvil de alto estatus.

(…) Los mismos rasgos también explican por qué esas personas infringen las normas de tránsito con más frecuencia que otras”, explicó Lönnqvist.

La investigación cita estudios previos donde se indica que los conductores de un auto de lujo tienen más posibilidades de conducir imprudentemente o de ignorar las regulaciones de tránsito.

(Foto: Tomadas de Noticieros Televisa)

[/read]