728×90

Una mujer del municipio de Irapuato que intento dar muerte a sus hijos de 14 años y cuatro meses fue sentenciada a 17 años de prisión bajo el delito de intento de homicidio, informó la Fiscalía General del Estado de Guanajuato (FGE).

En un comunicado, la FGE dijo que los menores siguen en recuperación que la mujer, Adriana “N”, de 32 años, “intenta gestionar sus emociones una vez que reconoció ante las autoridades su responsabilidad en los hechos”.

La imputada se reunió durante varios días con su abogado defensor para implementar la estrategia de defensa y, al final, acordaron solicitar al Ministerio Público la terminación anticipada del proceso penal.

Fue la noche del 30 de agosto cuando Adriana “N” sollozando miró a su bebé de entonces 4 meses, y le dijo “hijo, perdón”, cuando lo dejó caer al piso. En esta ocasión volvió a mirar a los presentes en la audiencia y esbozó un apenas audible “perdón”, por su responsabilidad en estos hechos.

NOCHE TRÁGICA

Esa noche, ella se encontraba en su domicilio de la calle Justo Mendoza en la colonia San Miguelito, Irapuato. Su esposo, con quien se había roto la relación conyugal, se acababa de retirar. La mujer se quedó sentada con su bebé en los brazos.

Lo que siguió después fue lo peor. El menor, quien acompañaba a su madre en una silla a su lado, jugaba, distraído y al levantarse, observó que su madre se levantó y dejaba caer al bebé, mientras le encajaba varias veces un cuchillo tomado de la mesa.

El menor trató de alcanzar la puerta mientras jalaba a su hermanita de 10 años. La fuerza de la mujer fue mayor y lo contuvo para lesionarlo por la espalda. El menor se zafó y alcanzó a avanzar unos pasos, pero la mujer lo alcanzó por segunda ocasión y cayó. Solo escuchó gritos y es todo lo que recuerda.

LEER  Reconoce Japón apoyo oficial a comunidad radicada en Guanajuato

El médico forense determinó que el niño presentó heridas por arma punzocortante en tórax posterior izquierdo y heridas en abdomen. Su estado de salud fue reportado como grave y aún se encuentra en recuperación de las lesiones.

ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

El bebé de entonces 4 meses presentó heridas penetrantes en abdomen y estuvo entre la vida y la muerte. La oportuna intervención de los médicos logró estabilizarlo, pero su estado de salud sigue siendo delicado.

Tras la solicitud de apoyo de vecinos, policías municipales ingresaron al predio y observaron a la mujer aún con el cuchillo en la mano, hincada en el piso y ensangrentada.

El menor ya se encontraba en resguardo de los policías que llamaron una ambulancia para el urgente traslado al hospital. El bebé yacía en el piso inconsciente.