La orden a los diputados del partido Morena fue clara: no mover nada a la iniciativa de la Ley de Ingresos 2022. Pero una diputada de ese partido se desmarcó para manifestar su apoyo a las asociaciones de la sociedad civil, la tundieron las de su propio partido y se desató la bronca entre panistas y morenistas la madrugada de este miércoles.

Según reseñas de medios nacionales, la diputada morenista María Clemente García, a contrapelo de su bancada, propuso una modificación al artículo 151 de la ley de ISR para apoyar asociaciones de la sociedad civil que atienden a enfermos de VIH, padecimiento que ella tiene desde hace 11 años.

“Apelo a la pluralidad que mi partido ha promovido”, dijo la diputada transgénero al argumentar que gracias a asociaciones civiles ella pudo enfrentar la enfermedad y conseguir retrovirales ante el desamparo del Estado, consignó el diario Reforma.

Su reserva fue rechazada en votación económica por la mayoría morenista, pero la oposición exigió votación en tablero electrónico ante la duda del resultado. La moción no fue aceptada y eso desató el descontento opositor, añadió Reforma.

Legisladores de ambos bandos se enfrentaron a empujones en la tribuna y fue decretado un receso para calmar los ánimos.

Por más de media hora, la oposición argumentó tener derecho a exigir otra votación, mientras el bloque mayoritario alegó que no había dudas.

RECLAMOS Y TENSIÓN

Finalmente, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el morenista, Sergio Gutiérrez Luna, declaró terminado el trámite de la reserva desechada de María Clemente García y dio la palabra a la siguiente oradora, la panista Mariana Gómez del Campo.

LEER  Nacieron más de 97 mil guanajuatenses en 2020, año de la pandemia

Legisladores de MC, PRD y PAN caminaron hacia el presídium, mientras petistas y morenistas rodearon a Gómez del Campo que preparaba su intervención en la tribuna.

El diputado Antonio Pérez, padre del piloto Sergio Pérez, gritaba “no hay duda, no hay duda” y llamaba a los demás a ocupar la tribuna.

Los panistas José Elías Lixa y Jorge Arturo Espadas trataron de llegar hasta Gómez del Campo.

A EMPUJONES

El morenista Alejandro Robles llegó a empujar a los panistas, que querían sacar a Mariana Gómez del Campo.

Robles agarró a Lixa y lo llevó hasta la base de madera del presídium, mientras Espadas discutía con Margarita García.

Con intercambio de empujones y gritos, el coordinador del PAN Jorge Romero, llamaba a sus diputados a replegarse, hasta que los legisladores de todos los grupos se dispersaron.

CULPAN A MORENA Y PT

El grupo parlamentario del PRI culpó a las fracciones de Morena y PT de los hechos de violencia en el pleno de la Cámara de Diputados.

“El Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (GPPRI), coordinado por el diputado federal, Rubén Moreira Valdez, condena los actos de violencia política de género y física que han ejecutado el partido de Morena y sus aliados, dando muestras de incapacidad para discutir y de insensibilidad para escuchar a la oposición, que también representa a un amplio porcentaje de los mexicanos”, manifestó el tricolor.

La fracción de PRI convocó al partido oficial y sus aliados para que se conduzcan con profesionalismo en el parlamento.

Rechazamos las conductas imprudentes de quienes son representantes populares, sean del partido que sea, máxime cuando insultan o ponen en riesgo la seguridad de las compañeras legisladoras”, dijo.