fabrica de ilusiones

Liconsa dejó fuera del reparto de leche subsidiada a más de 478 mil mexicanos en situación de pobreza, incrementó 150 por ciento el precio del litro a los más pobres y eliminó de su lista prioritaria de abasto a 67 de los municipios con mayor marginación del país que recibían el lácteo a tarifa preferencial.

Una investigación periodística de la organización Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) mostró que todos estos golpes a los sectores más vulnerables ocurrieron en el 2019, el primer año del actual gobierno federal del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo lema ha sido “Primero los pobres”.

[read more=”Leer más” less=”Leer menos”]

Una auditoría realizada a inicios de 2020 por el Órgano Interno de Control de la propia Liconsa revela que al cierre del ejercicio 2019 se había atendido con leche subsidiada a 5 miIllones 871 mil 236 personas en condición de pobreza, pese a que la meta había sido la de alcanzar los 6 millones 350 mil beneficiarios, que era la cobertura lograda un año antes, el último de Peña Nieto. Es decir, se dejó sin leche a más de 478 mil mexicanos, añadió la investigación periodística firmada por los reporteros Raúl Olmos y Samuel Adam.

La cobertura alcanzada en 2019 fue, además, la más baja en una década. En 2010 el abasto de leche superó los 6 millones de beneficiarios y en 2013 llegó a un récord de 6 millones 490 mil, según cifras auditadas y validadas por la Auditoría Superior de la Federación.

Los directivos de Liconsa habían fijado como meta suministrar en 2019 leche a precio subsidiado a 3 millones 829 mil mujeres, pero sólo se atendió a 3 millones 466 mil, con lo que se dejó fuera a 363 mil, según cifras de la auditoría interna efectuada a la Dirección de Operaciones de Liconsa, de la que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) obtuvo una copia.

LEER  Otra transa: Sedesol pagó 65 millones a casi 18 mil personas ¡fallecidas!

La revisión refiere que tan sólo en 12 centros de distribución del país se recortó del padrón a 983 mil personas que antes recibían leche y, en contraste, se dio de alta a otras 756 mil.

Esto significó la pérdida -tan sólo en esos 12 estados- de 227 mil beneficiarios del padrón de cobertura.

La baja de beneficiarios es un procedimiento para depurar y actualizar el padrón, con lo que reducen el riesgo de malas prácticas o irregularidades. Pero la política de Liconsa es que las bajas se deben compensar con la alta de otras familias en pobreza.

(Foto: Tomada de Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad)

[/read]