San miguel
SMA 2

Durante el 2019, en México, se registraron 12 mil 458 casos nuevos de cáncer de mama en mujeres de 25 años en adelante, y hubo 7 mil 356 defunciones, con una tasa cruda de 19.6 defunciones por 100 mil mujeres.

Atenta a estas cifras, la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) ha potencializado la atención al cáncer de mama con infraestructura necesaria y de última generación para aplicar estudios oportunamente lo largo de la geografía estatal.

Hasta el momento, la detección precoz es la única que puede mejorar el pronóstico y la supervivencia al cáncer de mama.

Desde 2016 la Secretaría de Salud de Guanajuato ha practicado más de 170 mil estudios de mastografía para la detección oportuna de cáncer en las mamas y más de 500 mil exploraciones clínicas.

Esta productividad se ha realizado mediante 17 mastógrafos digitales, distribuidos en el mismo número de hospitales públicos a lo largo y ancho de Guanajuato.

De acuerdo con la SSG, la prevención debe enfocarse a la promoción de alimentos saludables, la actividad física, el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, esto podría llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.

DE 50 A 59 AÑOS, LA EDAD MÁS PELIGROSA

La edad promedio de presentación de los casos de cáncer de mama es de 54.9 años, la incidencia más alta en el número de casos se registra en el grupo de 50 a 59 años, con el 45 por ciento de todos los casos.

En México, el 70 por ciento de los cánceres de mama se detectan en estado avanzado.

LEER  Gran participación ciudadana de Celaya en campaña contra el dengue
De acuerdo con la SSG, para diagnosticar el cáncer de mamá es necesario:
  • La autoexploración.
  • La mastografía (estudio radiológico).
  • Biopsia (en algunos casos).
  • Es importante la aplicación sistemática de pruebas de tamizaje en una población aparentemente asintomática mediante mastografía en la población en general mayor de 35 años.
  • También aplicar ultrasonido en mujeres entre los 25 a 35 años con factores de riesgo y resonancia magnética en mujeres portadoras de la mutación BRCA1 y BCRA 2.