Irapuato
fabrica de ilusiones

Entiendo que una persona no quiera usar cubrebocas o acatar las medidas sanitarias, en especial cuando no quieren adoptar una responsabilidad social en favor de los demás.

A fin de cuentas quienes acatamos las medidas y como mínimo usamos un cubrebocas para evitar contagios por Covid-19, hacemos aunque sea un poco por los demás.

Y reitero, es respetable (pero no de admirar), que alguien no use cubrebocas, el gran problema radica cuando eres un líder social y no adoptas ciertas medidas, aún después de haberte contagiado de Covid-19 y de buena forma haberte recuperado.

Si la gente antes no acataba las medidas, ahora muchos que siguen y admiran al presidente, menos lo harán, y erróneamente da la imagen e idea de que no es necesario usar cubrebocas, aún incluso de haberse contagiado.

No es más que un ejemplo muy erróneo para todos los mexicanos, que no solo dejan de lado las medidas sanitarias, sino que resta el valor del trabajo realizado por nuestros médicos que desde la primera línea, luchan contra el virus.

Y que de primera mano, piden seguir las medidas de salud… piden usar al menos su cubrebocas.

¿O será que es una estrategia de comunicación para que en estos tiempos tan difíciles, el mandatario presidencial no oculte su rostro?… el rostro de la esperanza, ajá.

Usen su cubrebocas.

LEER  Fortalecidas, las fuerzas de Seguridad de Guanajuato cumplen 188 años