Irapuato
fabrica de ilusiones

Por la educación de sus alumnas y alumnos, todo. El profesor Javier Vargas Díaz mantiene sus clases a distancia, gracias al uso divertido y práctico de la plataforma Whatsapp.

El docente de la primaria “Adolfo López Mateos”, de la comunidad La Soledad del Chivato, del municipio de San Luis de la Paz, Guanajuato, adoptó la aplicación a fin de garantizar el servicio educativo a sus 18 estudiantes de tercer grado de una manera dinámica y divertida.

Para lograr que los estudiantes continúen con su desarrollo educativo, el docente creó un grupo de WhatsApp denominado “Profe Javier”, en el cual agregó a las alumnas y alumnos, así como a las madres y padres de familia a quienes mediante el chat les imparte clases de lunes a viernes, a partir de las 8 de la mañana.

PADRES OBSERVADORES

Opté por utilizar WhatsApp porque es una herramienta de comunicación rápida que me ha permitido organizar las sesiones de trabajo con los estudiantes de una manera muy dinámica, junto con el apoyo y el respaldo de los padres de familia que se suman como observadores del trabajo de sus hijos”, dijo el profesor.

FORMATO SENCILLO

La estructura de la clase está planeada de tal forma que cada sesión dura aproximadamente dos horas.

  • Es un tiempo suficiente para abordar los contenidos de la materia correspondiente. Durante ese lapso, los estudiantes interactúan, presentan evidencia de actividades por medio de material audiovisual y reciben retroalimentación a sus trabajos.
  • Como complemento a esta estrategia, el docente organiza salas en la plataforma Messenger o Zoom, para establecer el contacto personal a distancia y en tiempo real con los estudiantes y de esta forma, atender inquietudes y resolver dudas respecto a las actividades realizadas en clase.
LEER  Arranca en Irapuato la construcción de dos unidades médicas

“Mis estudiantes son muy participativos, en algunas ocasiones a las siete de la mañana ya me están dando los buenos días”, cuenta el profesor.

“Constantemente me comentan que están aprendiendo mucho porque interactúan con sus compañeros. Estoy seguro de que los niños se sienten contentos porque de otra manera no se conectarían y la verdad es que nunca faltan”, añadió el maestro Javier.

Para el docente, lo más importante en este momento es que las niñas y niños se sientan felices, motivados y contentos.

“Que sientan que nos interesa que ellos aprendan, que sepan que, aunque yo esté en mi casa estoy acompañándolos todos los días en sus actividades escolares”.

Como el maestro Javier Vargas Díaz, muchos docentes guanajuatenses a través de su vocación y creatividad, contribuye al logro de uno de los objetivos de la Secretaría de Educación de Guanajuato; que todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes continúen su educación.