Irapuato
fabrica de ilusiones

Como cada año, al acercarse la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, editores de medios de comunicación de todas partes hacen una recopilación de las aportaciones de las mujeres a lo largo de la historia de nuestro país.

Desde hace varios años, me ha llamado mucho la atención que, cuando se refieren a periodistas o a lideresas de opinión, indiscutiblemente solo se refieren a Carmen Aristegui, dejando fuera a decenas de mujeres periodistas mexicanas que han hecho grandes aportaciones con sus trabajos periodísticos y que desafortunadamente no han recibido el reconocimiento que merecen, ni siquiera de los medios de comunicación para los cuales trabajan o trabajaron.

A lo largo de mi trayectoria profesional que ha transcurrido desde redacciones de grandes medios de comunicación nacionales hasta oficinas de medios locales terminando ahora en León he sido testigo de cómo el trabajo periodístico de las mujeres ha tenido un sello diferente.

Si bien el espacio no alcanza para describir los perfiles, experiencias y el empeño tan diferente que he atestiguado de todas aquellas con quienes he tenido la fortuna de trabajar, empezando con la evolución laboral de mi esposa, sí quiero referirme a las periodistas mexicanas quienes hoy son un ejemplo y que merecen ser mencionadas por sus contribuciones al periodismo mexicano e internacional en la actualidad.

Por eso -a distancia y sin conocerlas personalmente- quiero destacar los perfiles de varias mujeres periodistas mexicanas que no solamente se distinguen por ser combativas, sino también por su preparación profesional que incluye desde el manejo de bases de datos, un bagaje cultural ilimitado, y el dominio de otro(s) idioma(s) hasta sus incansables esfuerzos empresariales para hacer rentables sus medios de comunicación.

LEER  Automotrices de Guanajuato esperan un buen cierre de año en ventas

Insisto: son muchas las periodistas que están cambiando la manera de informar y de analizar los hechos con aportaciones basadas en investigaciones y contextos que exhiben generalmente al poder y que dejan nulo espacio para rebatir sus contenidos.

DEJAN HUELLA Y VAN A LA VANGUARDIA

Empiezo con las corresponsales mexicanas en Estados Unidos como Dolia Estévez (@DoliaEstevez) y Roberta de la Garza (@robertayque), cuya información diaria y columnas de opinión son referencia para comprender el estado de las relaciones México-Estados Unidos. Son mujeres que vale la pena leer porque van adelantadas a los hechos que ocurrirán en nuestro país.

De provincia hay muchas, pero sin duda en primer sitio está Marcela Turati (@marcelaturati), una de las periodistas “free lance” que mejor cubre derechos humanos y víctimas de violencia desde Chihuahua. Ella fue cofundadora del colectivo @periodistasapie, un medio informativo conformado en su mayoría por mujeres, y de Quinto Elemento Lab, dedicado a la investigación periodística.

Adela Navarro (@adelanavarro), una valiente directora del semanario Zeta de Tijuana que ha desafiado los embates del poder estatal y de bandas delictivas; Daniela Rea (@DanielareaRea), otra combativa periodista que escribió el libro “Nadie les pidió Perdón” y colaboradora de @Pdpagina, y Daniela Pastrana (@danielapastrana), otra cofundadora de @periodistasapie) y periodista de investigación.

Otras menciones no menos importantes son Nayeli Roldán (@nayaroldan), una de las mujeres mejor preparadas, autora del reportaje “La Estafa Maestra” del portal Animal Político; la también periodista de investigación leonesa Valeria Durán (@Vally_Duran), quien escribió uno de los mejores reportajes para Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) titulado “Feminicidas Libres” .

Tampoco puedo dejar fuera a la columnista e investigadora del diario El Universal, Peniley Ramírez (@penileyramirez), autora del libro “Los millonarios de la guerra” y cuya columna semanal es lectura obligada en ese diario de circulación nacional.

LEER  Más guanajuatenses se suman a reto para bajar de peso y dieta sana

La nueva generación está encabezada por Zorayda Gallegos (@zogallegos), una de las reporteras con mayor potencial que colabora para la edición México de El País y El Universal.

Finalmente, dos periodistas latinoamericanas se llevan el mérito de haber revolucionado la manera de hacer periodismo: la argentina Sandra Crucianelli (@spcrucianelli), una excelente profesora y periodista de investigación; y la costarricense Hasel Fallas (@HassellFallas), una eminencia en el manejo de metadatos.

Si bien faltan muchas por mencionar, hoy las mujeres tienen todo el derecho de levantar la mano y ser la voz cantante en el periodismo.

(Foto: Tomada de El País)