Irapuato
fabrica de ilusiones

“Puede ser cierto, porque Nacional Financiera y Bancomext dan créditos a las empresas y la empresa de Epigmenio (Ibarra) tiene la posibilidad de recibir créditos, estos 150 millones”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no se equivocó con esta respuesta dada el pasado 19 de marzo en su conferencia mañanera. Su afirmación, sin añadirle tinte político, no tendría ninguna controversia ni cuestionamiento porque, efectivamente, estas dos instituciones fueron creadas para apoyar y otorgar créditos a micros y medianas empresas a fin de hacerlas rentables, crear empleos y contribuir al crecimiento económico.

De hecho, qué bueno que el mandatario tenga presente la misión y el papel que desempeña la banca de desarrollo. En la 84 Convención Nacional Bancaria del pasado día 12, el presidente destacó el papel que han desempeñado las instituciones de crédito en estos tiempos difíciles y se comprometió a simplificar los trámites a las empresas para obtener créditos.

El doble rasero del presidente viene cuando le pone tintes políticos a un mismo hecho, a un préstamo. El pasado 9 de septiembre de 2020, desde su mañanera se refirió a un crédito que obtuvo el diario El Financiero de parte de Nacional Financiera por 150 millones de dólares. Muy a su estilo cuando se trata de un medio de comunicación, dijo en tono sarcástico y escandalizado: “La banca de desarrollo le otorga un crédito (a El Financiero) y yo no lo creía”.

Para el presidente puede haber préstamos, pero no a una empresa de comunicación, como si no tuviera la libertad -y el derecho- de hacerlo.

LA HIPOCRESÍA MORAL

Su hipocresía moral queda en evidencia cuando el beneficiario del préstamo de 150 millones de pesos es un amigo cercano y un propagandista de su gobierno como el productor de televisión Epigmenio Ibarra. Entonces, ahí sí cambian las cosas.

LEER  Inhabilitan 7 tomas clandestinas y aseguran más de 12 mil dosis de drogas

¿Acaso el presidente nunca se enteró que cientos de miles de pequeños negocios del país cerraron sus puertas durante la pandemia esperando una ayuda o una condonación o siquiera una prórroga en el pago de impuestos que nunca llegó de parte de su Gobierno federal? ¿Por qué Epigmenio sí, y otros negocios, no?

El periodista Carlos Loret informó que Ibarra recibió el crédito de parte de Bancomext a mediados del 2020 para su empresa Argos. ¿Qué justificación tendría Argos para el préstamo? ¿Seguir haciendo propaganda al presidente?

La molestia y furia del mandatario es que la noticia del préstamo a Epigmenio fue divulgada por un periodista a quien calificó burlonamente como “muy objetivo, muy profesional, una gente muy íntegra, (como lo es) Loret”, y, en segundo, porque los 150 millones van a alguien que “no es chayotero y (sí) honesto”. No se equivoque presidente, Loret de Mola hizo su trabajo. Punto.

No pasó siquiera un día cuando usuarios de las redes sociales recuperaron un post del 2017 de Epigmenio cuando hablaba de cómo sería su relación con López Obrador como presidente. “Si @lopezobrador_ llega a la presidencia, yo haré todo lo que esté de mi parte para que así sea, no pediré ni aceptaré ningún puesto ni contrato alguno…”.

Refrescar la memoria no es un ataque, señor presidente, es simplemente una herramienta periodística que exhibe las contradicciones y mentiras tan repetidas en sus hasta hoy 842 días de gobierno.

(Fotos: Tomadas de The Washington Post y Twitter)