Periodistas de todo el mundo acaban de dar otra contundente muestra de investigación colectiva con la publicación del escándalo internacional llamado “Pandora Papers”. En esta amplia pieza periodística que pone al descubierto a miles de políticos, empresarios, líderes religiosos, celebridades y narcotraficantes de todo el mundo que usan paraísos fiscales para evadir impuestos en sus países y ocultar sus riquezas participaron más de 600 periodistas de diversos medios de comunicación de todo el mundo que revisaron 11.9 millones de documentos en lo que es considerada la mayor filtración en la historia de este tipo de datos.

Esta es la segunda investigación periodística colaborativa mundial después del llamado “Panamá Papers” que en abril del 2016 también puso al descubierto cómo miles de personajes de todo el mundo usaban los paraísos fiscales para la evasión de impuestos. En esa ocasión participaron 370 periodistas de 107 medios de comunicación de 78 países que analizaron los más de 11 millones de documentos filtrados. Ambos trabajos periodísticos fueron liderados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés).

El Panamá Papers provocó la apertura de numerosas causas judiciales en todo el mundo en contra de los personajes exhibidos e incluso llevó a las renuncias de dos primeros ministros -de Islandia y Pakistán-, así como la salida de varios ministros. Esto, hay que aclarar, en países con sistemas judiciales sólidos.

EL CASO GERTZ MANERO

En México, el trabajo colaborativo ha sido impecable. Pero las preguntas obligadas son: ¿qué ha pasado desde Panamá Papers? Y ¿qué pasará a raíz del Pandora Papers? Por desgracia, todo parece indicar que se quedará en impacto mediático sin que se toque a ninguno de los evasores de impuestos, como ocurrió desde aquel 2016. Un ejemplo, es el hoy fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero. En ese entonces, se documentó cómo el ex secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Vicente Fox formó parte de una empresa que abrió paraísos fiscales en Islas Vírgenes. Desde ese año hasta el día de hoy, Gertz ha sido intocable y es difícil que se le exijan cuentas siendo hoy titular de la FGR.

LEER  Registra la inflación su mayor alza en las últimas 43 quincenas

El que los periodistas mexicanos hayan exhibido esta vez en el Pandora Papers a más de 3 mil personajes implicados en paraísos fiscales debe llevarnos a exigir una rendición de cuentas sin distinción, considerando que este gobierno se jacta de que “no son iguales” y de que “ya no hay corrupción”. Destacan entre los evasores de impuestos el ex consejero de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra; el actual secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Jorge Arganis; los millonarios Germán Larrea y María Asunción Aramburuzabala; la pareja del titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Manuel Bartlett, Julia Abdala; y el senador morenista Armando Guadiana.

A todos ellos, los periodistas mexicanos les pidieron una postura con respecto a sus millones de dólares depositados en los paraísos fiscales respondiendo con evasivas o de plano negándose como Julia Abdala, la pareja de Manuel Bartlett. El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador respondió a esta investigación con un “(Raúl) Salinas robó más”.

Y es precisamente este desdén lo que debe llevar a los comunicadores y a los medios mexicanos a fortalecer su trabajo conjunto a fin de que las denuncias no solo se queden ahí, en el aire, como ocurrió en el Panamá Papers. Hoy, cada medio de comunicación jala por su lado. Parece no importarles el fondo de toda investigación periodística: vigilar al poder. Que esta sea una oportunidad para abrir alianzas y colaboraciones. ¿Es mucho pedir?