Este lunes, la senadora Lilly Téllez se lanzó con datos sobre el COVID-19 envueltos en ironía contra el doctor Hugo López-Gatell, durante la comparecencia de este ante el Senado de la República, para preguntarle: ¿Por qué México tiene la letalidad más alta?

Lo que recibió en respuesta a sus señalamientos fue sarcasmo del interpelado e insultos en la cámara alta y en redes sociales.

LÓPEZ-GATELL-SENADO-TÉLLEZ

La panista de más reciente cuña ofreció datos concretos:

  • 10.3% es la tasa de letalidad en México, comparado con alrededor del 3% en países de alta cifra de contagios.
  • 36% eran los pacientes con síntomas regresados a sus casas, sin pruebas y sin seguimiento de contactos, durante los primeros seis meses de la pandemia.
  • 2 millones 788 mil serían los contagiados en México considerando a esos pacientes “ignorados”.
  • 73% de los pacientes que son intubados en México fallecen

Y remató entregando al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud de México un bastón de ciego, llamándolo “pequeño virrey de las camas vacías y los muertos en casa”.

Escándalo, transmisor de mensajes

Mi opinión personal es que la senadora Téllez se excedió en la ironía de su discurso, lo cual la convirtió en diana de las descalificaciones e insultos en redes sociales, y dentro de la propia cámara, con las interrupciones a gritos de la senadora guanajuatense por Morena Malu Micher y otras.

Pero también, como comunicóloga, reconozco que, sin ese toque irónico, el discurso de la periodista sonorense no habrá tenido el alcance y la repercusión que ha tenido; no se habría convertido en un escándalo.

LEER  Candidata del Panal dice que es orgullo abrir espacios a las mujeres

A quienes seguimos los datos del COVID-19 en México, las cifras nos parecen lo suficientemente contundentes para alarmar a cualquiera y para reclamar, incluso destituir, a quien ha estado a cargo del control de la pandemia con resultados nefastos.

Datos duros no interesan

Las cifras dadas por la senadora ex morenista se basan en la información oficial de la Secretaría de Salud de México. No deberían haber asombrado al propio López-Gatell, quien tomó su pluma para anotar las estadísticas del domingo en torno al coronavirus mostradas por Téllez en una cartulina.

No son exageraciones, más bien son bastante conservadoras, dado que si algo ha hecho el subsecretario cuestionado es ofrecer diariamente números que a los especialistas en epidemiología y en estadística les parecen demasiado bajos.

Pero esos datos duros no le interesan a nadie; no al ciudadano común, no a la gente que resiente la pandemia en el bolsillo.

Me corrijo, no le habrían interesado a nadie si no hubieran sido pronunciadas en ese tono irónico ni hubieran involucrado actos histriónicos como el del bastón de ciego. (Si es que los millones que han visto el video de la interpelación de Téllez se detuvieron en los números después de reírse un rato del zipizape.)

Lo que quedó claro en las mismas imágenes es que Hugo López-Gatell tomó sus propios datos con sarcasmo y que el científico que dice poner a la ciencia por encima de la política mostró su tinte ideológico sin pudor, haciendo gestos hacia las curules, como azuzando a quienes gritaban e interrumpían a Téllez, y publicando tuits que no se pueden definir más que como políticos.

LEER  Hay 17 vacunas candidatas contra Covid-19, pero no hay fecha para adquirirlas

Vimos la denuncia de la senadora sonorense, vimos las actitudes de López-Gatell. Lo que no vimos fue una respuesta a la pregunta reiterada: “¿Por qué México tiene la letalidad más alta?”